Masaje: tus manos y tu ternura

“Tocar y ser tocado es una de las necesidades

 más profundas del ser humano”

 

Los masajes hacen feliz al bebé

Se ha podido comprobar que los bebés que reciben masajes de forma regular lloran menos que otros de su edad. Son más abiertos y más receptivos. Incluso mejora el desarrollo de su motricidad.

Los masajes también pueden ser de gran ayuda para los niños que sufren enfermedades graves: recibir habitualmente un masaje relajante –especialmente si son los padres los que lo dan- hace que el niño borre esos temores que normalmente agravan la dolencia o impiden su curación. Pero, naturalmente, tampoco es posible generalizar: antes de darle masajes a un niño enfermo es imprescindible que consulte a su médico.

Dar masaje habitualmente

–       Ayuda al bebé a que “digiera” mejor los recuerdos de su nacimiento

–       Influye positivamente en la relación entre los padres y su niño

–       Estimula la capacidad de relacionarse

–       Refuerza el sistema inmunológico y la respuesta hormonal al estrés para más adelante

–       Alivia las alergias y afirma la piel y los demás tejidos

–       Reduce la flatulencia, por lo que alivia los dolores de vientre

–       Refuerza la musculatura, mejorando la capacidad de coordinación

–       Estimula el crecimiento de los niños prematuros

Bibliografía: Masaje para bebés / Editorial: Hispano europea

Un pensamiento en “Masaje: tus manos y tu ternura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *